Música
home > Especiales > Gas: el tarifazo es mayor a lo anunciado por Aranguren
Gas: el tarifazo es mayor a lo anunciado por Aranguren

13/04/2018

La suba anunciada por el Gobierno y el incremento del consumo por la llega del invierno harán que la tarifa se incrementara en algunos casos un 100 por ciento

Foto: Ámbito
Autor:
Alejandro Arnoletti

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció el pasado 28 de marzo el incremento del servicio del gas en todo el país. El mismo rige desde el 1º de abril y afecta a todos los consumidores de distinta forma. “El aumento máximo es de 40 por ciento, el mínimo es del 28 por ciento y el promedio es del 32 por ciento. Los de menor consumo aumentan más que los de mayor consumo porque ya habían visto elevada su factura”, según indicó.

A pesar de ello los incrementos se multiplican si se consideran los cambios interanuales de los cuadros tarifarios o bien teniendo en cuenta cómo aumentará el importe total de la factura por el efecto de los aumentos de la cantidad consumida por la llegada del invierno. Los números se desprenden de un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, basado en el caso de la provincia de Santa Fe.

La empresa prestataria del servicio, Litoral Gas, cuenta con aproximadamente 620 mil clientes en Santa Fe, de los cuales el 25 por ciento posee la tarifa social. Alrededor del 15 por ciento del gas distribuido llega a familias mientras que el resto abastece a grandes clientes, comerciales e industriales, GNC, subdistribuidores y gas licuado de petróleo (GLP).

El metro cúbico de consumo aumentó en promedio un 34,44 por ciento en abril respecto a marzo, mientras que el cargo fijo que compone la factura se incrementó un 45,75 por ciento para todas las categorías de estas formas. De esta forma la variación interanual del cargo por metro cuadrado de consumo, entre abril de 2017 y el mismo mes de 2018, subió en promedio un 84,73 por ciento.

Los sectores que más sufrieron el aumento fueron justamente los que menos consumen, con subas que llegaron a alrededor del 100 por ciento. En contrapartida, aquellos que más consumen son los que menos vieron incrementado el servicio, con un 58,21 por ciento de más. La variación interanual del cargo fijo fue aún mayor, con una agregado del 144,61 por ciento para todas las categorías residenciales.

En el caso de un usuario residencial que vive en un departamento del centro de Rosario (categoría R1) pudo recibir en abril una factura de 341,18 pesos. Si decide prender la estufa durante cuatro horas al día pasaría a pagar en junio 737,22 pesos. De esta forma sufriría un aumento bimestral del 116 por ciento a raíz de los aumentos y las cantidades consumidas.

En tanto a una familia que vive en zona sur, comprendida en la categoría R2 2, pudo haberle llegado una factura por 492,11 pesos en marzo. Si mantiene su nivel de consumo, el importe será de 985,28 pesos. Así tendrá un crecimiento bimestral del 100 por ciento. Y en el caso de un jubilado con tarifa social que pagó 132,16 en abril de 2018, manteniendo sus niveles de consumo para abril y mayo, pagará en junio 207,41. De esta forma tendría un incremento del 57 por ciento entre bimestres, menor al de aquellos que no cuentan con el beneficio.

Las últimas tres subas fueron de un 30 por ciento en abril de 2017, de un 40 por ciento en octubre del año pasado y la flamante de un 30 por ciento, más un ajuste por variación del Índice de Precios Internos Mayoristas (IPIM) y una Compensación por Escalonamiento. A partir de ahora los incrementos sólo estarán asociados a la suba del IPIM, que presenta valores más elevados que el Índice de Precios al Consumidor y los salarios. En enero y febrero de este año este índice creció un 9,6 por ciento, a diferencia del 4,2 por ciento que registró el IPC.