Barco ebrio
home > Política y Ciudadanía > Latinos en Brasil expresan su apoyo a Lula
Latinos en Brasil expresan su apoyo a Lula

09/04/2018

La marca de la almohada recopiló testimonios de universitarios latinoamericanos que viven en el vecino país en torno al arresto del ex mandatario brasileño y la tensión social que se respira en las calles

Universitarios de América Latina expresaron su solidaridad con el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), luego de que fuera arrestado el pasado sábado en la ciudad de Curitiba.

Antonio vive en Río de Janeiro, es arquitecto y da clases en la Universidad Federal de Juiz de Fora. Considera que “las injusticias sociales, las dificultades económicas y, principalmente, las incertezas del campo político y jurídico profundizan la polarización en Brasil, sobre todo porque los medios de comunicación apoyan este golpe jurídico y parlamentario. No hay como evitar de ser contaminados por esas informaciones”.

Fabiana es profesora de Lengua portuguesa y se encuentra haciendo su doctorado en la Universidad Católica de Río de Janeiro. La académica vive con “mucha tristeza e indignación” este momento, ya que, considera, “todo lo que fue conquistado por Lula y Dilma se está perdiendo”. Y señala que “el crecimiento de la extrema derecha es muy peligrosa porque atenta contra los derechos de la población negra, las mujeres y los movimientos LGTB.

Stella es una investigadora y antropóloga colombiana que vive hace 12 años en Río de Janeiro, cuando se vivió “el auge de la era Lula, con un panorama positivo”. Justamente, uno de los motivos que la llevó a radicarse en Brasil fueron las políticas de expansión de la universidad pública que implementó el ex mandatario.

Luisa es actriz y es productora cultural en Belo Horizonte, donde vive hace 15 años. “Estamos sin entender lo que está pasando, con mucho enojo y disconformidad, se ven venir tiempos oscuros en Brasil. La gente está sufriendo cada vez más la crisis”.

Fabiana Monti es de Rafaela, pero se reconoce también como rosarina y brasilera. Hace 5 años que vive en San Pablo, donde “percibe con tristeza” que todo lo que rodea la persecución a Lula “se lo vive como una gran novela” que (el grupo mediático) Globo alimenta”.