Radioactividad
home > Política y Ciudadanía > Mitos y violencia en los noviazgos bajo la lupa
Mitos y violencia en los noviazgos bajo la lupa

07/03/2018

Una investigación de la Facultad de Psicología que aporta a la construcción de convivencias basadas en el respeto mutuo

La investigación hace foco en las relaciones jóvenes.

La violencia en las relaciones de pareja es un problema que afecta a todas las edades, razas, clases sociales y religiones. Es un problema social y de salud que debido a su elevada incidencia ha producido en la actualidad una importante alarma social tanto por la gravedad de los hechos como por la negatividad de sus consecuencias.

Por eso, la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) realizó una investigación sobre "Mitos y violencia en parejas jóvenes"; con el objetivo de aportar al debate acerca de la construcción de convivencias saludables. El trabajo exploró las relaciones entre comportamientos violentos observados hasta los 16 años en los padres, victimización y violencia ejercida en el noviazgo y mitos del amor romántico.

Fueron entrevistados 753 jóvenes entre 18 y 30 años, de clase media, nivel educativo secundario completo y/o superior que residían en el Gran Rosario y se encontraban en situación de pareja.

La psicóloga Graciela Bragagnolo reveló en ABC Universidad que el análisis de los datos mostró que comportamientos similares a los observados en los padres tales como marcharse, dejar de hablarse, gritar, llorar, insultar, tirar o golpear objetos, empujar, golpear, tienden a replicarse en la propia relación y predicen el 35 por ciento de la violencia ejercida y el 37 por ciento de la victimización.

El informe, también indicó que estar expuesto a un contexto de violencia contribuye a naturalizarla y amplía las posibilidades de ser agresivo o victimizado por la propia pareja, de acuerdo a la identificación familiar que vaya asumiendo cada sujeto. “Es muy difícil que la persona que creció con una naturalización de la violencia en su grupo familiar, no la repita con su pareja”, explicó Bragagnolo.

Las acciones más frecuentes, tanto ejercidas como recibidas son provocar celos, recriminar el pasado, gritar u ofender, decir cosas para hacer enojar al otro,  culpar al otro por el problema, encontrándose estas entre los indicadores considerados factores de riesgo y criterios de separación. Un 10% de los encuestados reportó entre 1 y más de 6 episodios de violencia física en el año.

Estas conductas, según explica la psicóloga Graciela Bragagnolo, son justificadas a través de ciertos mitos del amor romántico para continuar con la relación de pareja disfuncional y las asimetrías de género.  Se trata de una red de creencias que contribuyen a la naturalización de la violencia en la pareja 

“La mayoría de las veces las personas no se reconocen ejerciendo violencia ni recibiéndola. Piensan que sufren porque tienen problemas ellos. Si uno piensa que esto le pasa por que es así es porque lo ven inmodificable. “Yo nací así y me voy a morir así”. Ahora, si yo tengo en claro que es un comportamiento aprendido en algún momento de la vida, es un hábito en el modo de pensar y actuar, puedo pensar qué hago con este hábito y lo puedo modificar”.

“Lo principal es la honestidad en el vínculo. La pareja puede ser como quiera ser, abierta, convencional, etc. Si el contrato es claro, los términos de la convivencia son claros y hay respeto y cuidado mutuo las personas van a estar bien”, reflexionó Bragagnolo. “Es tan simple, pasa por ser buena persona y tratarse bien”.