La discoteca del Sereno
home > Especiales > Serrat: "Esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el amor"
Serrat: "Esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el amor"

07/10/2017

El músico fue distinguido con el título Doctor Honoris Causa, en el marco del 70º aniversario de la Facultad de Humanidades y Artes

Foto: Juan José García - RosarioPlus

Una emotiva jornada se vivió en el teatro La Comedia, durante el homenaje a Joan Manuel Serrat. El célebre músico español fue distinguido con el título Doctor Honoris Causa por la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. Por otra parte la intendenta Mónica Fein le entregó unos presentes y el Concejo Municipal lo declaró Ciudadano Ilustre.

El acto fue presenciado por cientos de personas, quienes escucharon atentamente las palabras del rector Dr. Arq. Héctor Floriani. La máxima autoridad universitaria destacó el honor que representa para la UNR contar con semejante personalidad como nuevo miembro de la comunidad académica. En tanto que el decano de la Facultad de Humanidades y Artes, José Goity, afirmó: “Entendemos lo importante que ha sido Joan Manuel para la cultura hispano – latina ya que su obra es una celebración constante de la lengua española”.

Durante el evento se proyectó un video que repasó los inicios del músico, su entrañable amistad con Roberto Fontanarrosa y su constante apoyo a los familiares de las víctimas de la última dictadura cívico – militar que sufrió nuestro país. “Es un honor para mí que me reconozcan en una ciudad a la que quiero mucho, en donde cada vez que vengo no me alcanza el tiempo para estar con mis amigos tanto como me gustaría”, agradeció el músico. El recuerdo del humorista rosarino siempre estuvo presente en el ambiente. De hecho Serrat reconoció que Rosario “es una ciudad de amigos, y a la cabeza el siempre amado Roberto Fontanarrosa”.

Joan Manuel Serrat afirmó sobre la premiación: “Por encima de todos méritos que se han enumerado, esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el amor, el cariño. Si para algo vale la pena la vida, es para querer y ser querido. Eso es lo que mueve mis pasos. A lo largo de mi vida no he tenido otra intención que tratar de que me quieran. Que me quiera la gente que quiero, naturalmente. Los demás, el resto es el resto”. Y ese amor también es muy fuerte con lo que representan las Madres de Plaza de Mayo, como defensoras de la democracia. El músico se acercó a una de ellas, quien le entregó un pañuelo blanco, símbolo del siempre vigente “Nunca más”.

Además de regalarle a los presentes una de sus canciones más emblemáticas, “Aquellas pequeñas cosas”, el español no desaprovechó la oportunidad para hablar del proceso independentista catalán, al que definió como “un conflicto que data de muchos años y nunca ha sido bien resuelto”. “Desde que fue convocada la consulta sobre el independentismo, manifesté personalmente contrario a la misma, por los modos, la precipitación con la que se hizo y la forma con la que el gobierno catalán llevó adelante la cuestión. Y el gobierno español no tuvo mejor ocurrencia que echar gasolina al fuego”, aseguró”.

“Quisiera aprovechar esta tribuna que me brinda la Universidad Nacional de Rosario para exigir al gobierno español que por una vez tome la iniciativa política y en lugar de mandar contra la ciudadanía las fuerzas públicas, muestre voluntad de conversar con las fuerzas políticas catalanas, al tiempo que les reclamo a estos últimos que abandone su actitud sectaria y que antes de enviarnos a todos los catalanes al limbo de la tierra prometida de la independencia, nos podría hablar de los costos que nos va a representar a los ciudadanos”, manifestó. “Dirigiéndome a ustedes señores presidentes, les pido que hablen. Que hablen aunque no sepan de qué, aunque no tengan nada que decirse. Porque nunca se habla lo suficiente cuándo hay voluntad de solucionar cosas. Hablen o apártense y dejen que sean otros los que hablen, que entiendan la moderación y el respeto al derecho ajeno. Lo que hoy vivimos en Cataluña, es un fracaso. Un fracaso nunca se improvisa, se construye”, reflexionó.

El discurso de Serrat recibió un fuerte aplauso de los presentes, cuando al finalizar indicó: “No les diré que me siento un rosarino más, porque no soy tan vanidoso, pero sí que seré tan rosarino como ustedes me permitan”. Y fue cerrado con un “¡Viva Mendieta!, en honor a Roberto Fontanarrosa. 

 

Fotos: Sebastián Suarez Meccia, Pablo Correa y Camila Casero (UNR)