">
La discoteca del Sereno
home > Educación e Igualdad > Nuevas infancias, nuevos desafíos
Nuevas infancias, nuevos desafíos

03/08/2017

Entre agosto y noviembre en la facultad de Ciencias Médicas de la UNR se dictará por primera vez el Curso de Postgrado "Clínica Interdisciplinaria con niños y adolescentes"

En la atención de la salud de niños y adolescentes existen nuevas problemáticas que deben tener un abordaje interdisciplinario, tomando en cuenta las demandas familiares y un entorno social que muchas veces es agresivo. En este contexto, la facultad de Ciencias Médicas de la UNR dicta el curso de postgrado “Clínica interdisciplinarias con niños y adolescentes”, coordinado por las psicólogas Viviana Roldán, Marcela Salvai y la fonoaudióloga Yanina Romani.

Viviana Roldán y Marcela Salvai son docentes de la Cátedra de Psiquiatría Infanto-Juvenil de la Facultad de Medicina. Yanina Romani es docente de la Escuela de Fonoaudiología.

Roldán también se desempeña como profesional asistencial en los consultorios externos de esa casa de altos estudios, mientras que Marcela Salvai es Directora del Centro de Atención de la cátedra y trabaja también en la dirección provincial de Justicia Penal Juvenil. Por su parte, Romani es co-fundadora de Fórum Infancias Rosario, una red de profesionales de la salud, la educación y la ciencias sociales que busca unificar el consenso en lo referente a la desmedicalización y despatologización de la infancia.

El postgrado está dictado por docentes de la Universidad Nacional de Rosario y por profesionales  invitados.  El plantel local de profesores se caracteriza por realizar su práctica cotidiana en espacios e instituciones públicas como la Dirección de Niñez Provincial, Dirección de Infancias y Familias de la Municipalidad de Rosario y hospitales públicos.

Entre los  objetivos del curso está permitir a los profesionales formular abordajes específicos para cada situación clínica, identificando las dificultades y obstáculos y tomando en cuenta el contexto, que pueden ser el de niños vulnerables por traumas sociales, niños no-cuidados, nuevas constituciones familiares, nuevos modos de procreación, familias diversas.

La clínica en salud de niños y adolescentes debe ser pensada considerando la particularidad de cada caso, el entorno social y familiar de cada niño, evitando la sobre diagnosticación y la sobre medicalización.

Una afección en la conducta o en el aprendizaje no es responsabilidad del niño, y ni es ajena a su historia, contexto familiar, escolar y social.  

“Es necesario tomarse el tiempo para diagnosticar a cada chico en particular”, destacan las coordinadoras del curso, quienes no acuerdan con los diagnósticos homogeneizados que se realizan a través de un cuestionario modelo, que determina la patología por el tipo de respuestas obtenidas.

“No se puede determinar que un chico tiene tal patología o si tiene alguna, con una entrevista de una hora o cuarenta minutos, sin tener en cuenta cuales son las condiciones de ese niño y cómo llegó a la consulta”, enfatiza Yanina Romani.

Eliminando etiquetas

Estos diagnóstico homogeneizados etiquetan a los niños con diferentes patologías estandarizadas como Trastorno Bipolar,Trastornos del Espectro Autista, Trastorno Oposicionista Desafiante y las múltiples dificultades de acceso a la lectura y la escritura como Dislexia.

Se trata de enfermedades que en muchos casos podrían ser consideradas exacerbaciones de características habituales en la infancia o la adolescencia como la tristeza, la inquietud infantil, la timidez o la rebeldía.

Las organizadoras del Postgrado participan del Fórum de la Infancia. En este ámbito, han trabajado en la concientización sobre el peligro de patologizar y medicalizar a los más jóvenes, buscando erradicar las etiquetas médicas, que los niños reciban los tratamientos correspondientes sin necesidad de un certificado de discapacidad.

Según el Forum Infancia, se habla de patologización cuando los problemas cotidianos de los chicos y adolescentes son considerados inmediatamente como parte de una patología psiquiátrica y pasan a ser “trastornos”.

Las tendencias de tipo tecnocráticas se caracterizan por  explicar toda  enfermedad con  causas  biológicas o genéticas y brindar siempre una solución farmacológica. El niño o el adolescente recibe una etiqueta y se convierte en el único responsable de su trastorno, desconociendo el entorno social y familiar.

Estas prácticas están vinculadas a empresas y laboratorios internacionales que lucran con la venta de medicamentos y tratamientos. Las multinacionales son las que financian estas investigaciones presentadas como científicas y que  imponen paradigmas que reducen al paciente a su cuerpo biológico.

En este sentido, Viviana Roldán, considera que la educación y la salud pública deben ser los espacios donde se puedan confrontar estas teorías más relacionadas con el mercado que con prácticas de salud.

El rol del docente es muy importante en la detección de problemas que puedan afectar al niño, y también son los maestros los que instan a los padres a realizar una consulta médica. En este sentido es importante que los educadores estén informados y contenidos a la hora de abordar a los niños y a su familia, consideran Roldán y Romani.

Si bien la tendencia de la patologización y medicalización de la infancia no es un fenómeno reciente se está incrementando en los últimos años y se está convirtiendo en un problema serio, que podría considerarse en acciones de violencia simbólica sobre los jóvenes pacientes.

Para contrarrestar esta corriente, desde el Fórum Infancia lanzaron una campaña que incluye un decálogo en busca de infancias y adolescencias libres de etiquetas.

Interdisciplinaridad

El postgrado “Clínica interdisciplinarias con niños y adolescentes”, pretende que los profesionales se planteen distintos interrogantes a la hora de diagnosticar y que tengan las herramientas para abordar la totalidad de la problemática.

Roldán considera que en muchos casos la intervención del médico, el psicólogo o el psiquiatra, no es suficiente, en casos como los de abuso o maltrato, hace falta la intervención de abogados y trabajadores sociales.  El profesional de la salud puede atender al niño en la consulta, pero para que ese tratamiento funcione es necesario intervenir en el entorno familiar y social de ese paciente.

Para lograr esta interacción entre las distintas disciplinas la formación es esencial, así como generar un espacio y un tiempo para la atención de cada caso.

“Problemas en el aprendizaje, abuso, maltrato, consumo de sustancia o de  acoso escolar, representan demandas no solo  de las familias sino también de las instituciones. Atendemos a un niño que no empieza y termina en su cuerpo biológico” amplía la psicóloga.

El postgrado brinda herramientas para diseñar e implementar estrategias inclusivas y subjetivantes en el marco de la Atención Primaria de la Salud, conocer el marco legal que rige y recubre las prácticas de salud en general y de salud mental en particular.

Charla abierta

La apertura del curso estará a  cargo del pediatra cordobés Enrique Orchanski, quien se refiere a las nuevas problemáticas que enfrentan los niños y adolescentes. Orchanski sostiene que existe una epidemia de soledad entre los menores, consideran que los chicos pasan muy poco tiempo en familia, que no comparten situaciones básicas como las comidas o el tiempo libre. Plantea que existe una tendencia en la cual se aumentan las exigencias sobre niños y adultos, y no queda tiempo para estar juntos, empobreciendo el crecimiento de los chicos.

La charla inaugural es abierta a todo público y tendrá lugar el sábado 5 de agosto a las 9,30 en el Anfiteatro Central “Ernesto Che Guevara” de la Facultad, Santa Fe 3100.

Fuente: UNR