home > Arte y Sociedad > Fontanarrosa en el corazón de todos los argentinos
Fontanarrosa en el corazón de todos los argentinos

19/07/2017

A diez años de la muerte del querido escritor rosarino Roberto “El Negro” Fontanarrosa lo seguimos recordando con gran alegría y admiración

Emblema de la cultura popular argentina.

Roberto “El Negro” Fontanarrosa nació el 26 de noviembre de 1944. Su padre era vendedor de seguros y su madre, Rosa, una ama de casa preocupada por la educación de su hijo. En la casa de la calle Catamarca se hablaba más de básquet que de fútbol, porque su padre era fanático de ese deporte de altos que lo había llevado a jugar en la Selección.

Nunca fue buen alumno, se aburría en el colegio, pero en su casa se pasaba horas tirado en la cama devorándose las revistas Rico Tipo, El Rayo Rojo y Hora Cero. Dejó la escuela en tercer año y se anotó en un curso por correspondencia de la Escuela Panamericana de Arte, que dirigían dos maestros del humor gráfico y la historieta: Hugo Pratt y Alberto Breccia.

Rosarino, fanático del fútbol, “padre” de Inodoro Pereyra y de Boogie El Aceitoso, “El Negro” fue un excelente narrador y uno de los mejores humoristas argentinos. El artista que mejor fusionó la figura del dibujante y el escritor. Sus amigos lo definían como un hombre sereno, humilde, satisfecho, que vivió de lo que le gustaba hacer, y le apasionaba.

Roberto ha sido y es, diez años después, uno de los mayores emblemas de Rosario. No le interesó ni necesitó cruzar otras fronteras. De adentro o de afuera. Lo eternizó Martín Caparrós en su libro El Interior. La gran Fontanarrosa fue haberse comido el mundo sin haber dejado nunca su ciudad, se ocupó de destacar.

Actualmente los muchachos de la "Mesa de los galanes" se siguen reuniendo todas las tardes y los sábados al mediodía en el bar El Cairo. Después de Fontanarrosa, otros también partieron pero siguen estando en anécdotas que siempre cobran un grado más de exageración a medida que el pasa el tiempo.