Punto de encuentro
home > Especiales > Panamá Papers: a un año del escándalo mundial
Panamá Papers: a un año del escándalo mundial

07/04/2017

La filtración de datos societarios involucró a líderes mundiales, deportistas, empresarios y artistas. El escándalo provocó renuncias y cambios políticos

Autor:
Alejandro Arnoletti

La noticia alteró la tranquilidad del domingo por la tarde. La información de ese 3 de abril pasaba por la orden del juez Ercolini de detener al exministro de Transporte kirchnerista, Ricardo Jaime. Otros de los focos noticiosos tenían como eje en nuestro país al impacto de los tarifazos y, como no podía ser de otra manera, una nueva fecha del Campeonato de Primera División.

Pero esa agenda “rutinaria” se vio abruptamente alterada por una filtración que llegó desde el exterior, aunque también desde la Argentina. Con nombres rutilantes entre sus involucrados, los Panamá Papers salieron a la luz. El trabajo de un año de 370 periodistas, de 70 naciones, dio a conocer la participación de reconocidos empresarios, compañías y deportistas como propietarios o formando partes de empresas off-shores radicadas en paraísos fiscales.

 

Tapas del domingo 3 de abril de 2016

 

Si bien este accionar puede no constituir un delito en sí mismo es reprochable desde lo ético por su intención de transferir el dinero a otros Estados y así evitar impuestos, guardar el secreto en la propiedad o incluso lavar activos. La labor del nutrido equipo de periodistas estuvo dada con un volumen informativo de 11 millones y medio de documentos, 46 veces superior al de Wikileaks. Todos ellos fueron filtrados desde el estudio de abogados “Mossack Fonseca”, dedicado a generar compañías off-shores.

A un año de iniciado el escándalo se abrieron alrededor de 150 investigaciones en 79 países, que involucran a 6500 contribuyentes. Panamá, en tanto, sufrió una fuerte caída de su reputación internacional e hizo modificaciones en su legislación, tendiente a regular la información sobre los accionistas. Incluso el país fue incluido en nuevas listas de paraísos fiscales, como lo hizo Francia. A su vez el entonces primer ministro islandés, Sigmundur Gunnlaugsson, renunció a su cargo tras ser involucrado en la filtración.

 

Tapas del lunes 4 de abril de 2016

 

En una entrevista al canal panameño TVN Noticias la viceministra de Finanzas, Eyda Varela de Chinchilla, relativizó los efectos de la filtración: “El escándalo no nos dio una buena imagen, sin embargo desde el punto de vista real en la solidez del sistema financiero no impactó”. “La inversión extranjera directa en 2016 creció un 16 por ciento, lo que muestra la confianza hacia Panamá para seguir invirtiendo”, argumentó.

Una de las periodistas que trabajó en este caso fue la santafesina María Sol Lauría, editora en la iniciativa de ICFJ/Connectas. A raíz de su radicación en el país centroamericano estuvo enfocada en la coyuntura local y de Colombia y no trató por ejemplo el caso argentino. En comunicación con el portal de Radio UNR, afirmó: “Los impactos de Panamá Papers fueron variados en distintos países. En general se quebró la agenda informativa y tuvo gran repercusión a nivel mediático. También esto generó investigación conjunta y global entre muchos periodistas publicando simultáneamente”. “Produjo mucho prestigio y ganancias para los medios, que tuvieron beneficios a raíz de la audiencia y récords de visitas en sus web. La noticia llamaba la atención, todos querían entender y la investigación global ganó premios en casi todos los continentes”, agregó.

 

 

Lauría añadió que “las repercusiones jurídicas o renuncias fueron variables”. En ese sentido “ha habido casos como el de Islandia que fue paradigmático, donde tuvo que renunciar el primer ministro; también lo hizo el ministro Soria en España”. “En Latinoamérica en general se abrieron causas judiciales, pero renuncias o impactos mayores como cambios de figuras o autoridades no ocurrió”, explicó.

Uno de los nombres que más ruido causó fue el del presidente Mauricio Macri. Si bien rápidamente intentó despegarse afirmando que había sido “designado ocasionalmente” como director y que “nunca tuvo ni tiene una participación en el capital de esa sociedad”, actualmente se encuentra imputado por el fiscal Federico Delgado. El expediente está en manos del juez federal Sebastián Casanello y la investigación tiene como objetivo determinar si hubo maniobras de lavado de dinero vinculadas con las sociedades constituidas. Un relevamiento del diputado del Frente para la Victoria, Darío Martínez, señala que existen 30 sociedades off-shore directamente vinculadas a la familia del presidente y directivos del holding Socma. Otros expuestos por el escándalo fueron el exprimer ministro británico David Cameron; el cineasta español Pedro Almodóvar; el futbolista Lionel Messi o el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif.

 

María Sol Lauría participó de "Panamá Papers" siguiendo los casos de Panamá y Colombia

 

¿Qué cambios hubo en Panamá?

Un escándalo de estas magnitudes obviamente motivó la modificación de algunas leyes, en este caso tendientes al aporte de información de los accionistas de las empresas. “En Panamá hubo reformas a las leyes que regulan el sistema societario de las sociedades anónimas panameñas. También se suscribió un compromiso de intercambio de información y se nombró a la DGI como la autoridad que va a responder a todos los países por consultas acerca de quiénes son los beneficiarios de las S.A., sus verdaderos dueños”, marcó Lauría. “Hasta este caso Panamá no intercambiaba información de los beneficiarios con los países que lo solicitaban a raíz de una investigación. Ahora por las leyes que se modificaron deberían poder hacerlo, aunque no empezó a regir de hecho”, dijo la periodista argentina. “Hay que ver en cuánto tiempo van a estar en condiciones de dar estas respuestas porque no sólo supone la voluntad de hacerlo, sino también la organización para que haya gente respondiendo y un procedimiento”, detalló.

 

En ese sentido la viceministra Varela de Chinchilla aseguró que ya venían trabajando sobre la transparencia en blanqueo de capitales: “En la Ley 23 de 2015 se creó la Intendencia que regula sectores de la economía que son vulnerables para el blanqueo de capitales, en el sector no financiero. Son 16 sectores, entre los que se encuentran los abogados que se dedican a este tema de las sociedades anónimas”. En tanto que por las críticas de otras naciones por la falta de información Panamá solicitó en 2016 ser incluido en la Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal (MAC, por sus siglas en inglés). “Así estamos unidos a una red de más de 100 países, lo que nos aumenta nuestra responsabilidad mundial”, valoró la funcionaria del área de Finanzas.

Por otra parte el país pidió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la aplicación al proceso de revisión abreviada (“Fast Track”). Así buscan que el organismo evalúe y reconozca los esfuerzos realizados en pos de la transparencia y mejoren la calificación “no satisfactoria” obtenida en noviembre. Una ponderación positiva le permitiría a la nación centroamericana no ser considerada en las listas discriminatorias que el G20 y la Unión Europea emitirán en 2018.

 

¿Cómo afectó a Mossack Fonseca?

El bufete de abogados que fue el principal nodo del entramado sufrió una caída en sus operaciones y redujo en un 71 por ciento el número de colaboradores. De los 365 que poseía antes de la filtración, sólo quedaron 115. Por su parte los socios fundadores, Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, fueron arrestados en febrero bajo los cargos de lavado de dinero y permanecen detenidos en el marco de la investigación por posibles vínculos con el escándalo de “Lava Jato” en Brasil.

Durante el pleno funcionamiento de la compañía, el 80 por ciento de las 240 mil sociedades vendidas por la empresa no fueron constituidas en territorio panameño. El principal destino fue las Islas Vírgenes Británicas con 113 mil. El segundo país más elegido sí fue Panamá con 48 mil sociedades, es decir, 2 de cada 10.

Una de las abogadas del estudio de abogados, Marlene Guerra, afirmó a la agencia AFP que “no existe el delito porque no se blanqueó dinero; se constituyeron sociedades dentro del marco de la Ley y se guardó la debida diligencia”. En su meta de defender a la sociedad aseveró además que las entidades encargadas de supervisar a las sociedades “en ningún momento señalaron a la firma como si estuviese constituyendo sociedades para un ilícito”.