Escuchar en vivo
Apuntes y resumen
home > Ciencia y Calidad de Vida > Nueva terapia para el cáncer de cabeza y cuello
Nueva terapia para el cáncer de cabeza y cuello

17/02/2017

La Administración Nacional de Medicamentos aprobó recientemente una droga, la pembrolizumab, que estimula las defensas naturales del cuerpo para combatir las células cancerosas, principalmente las del cuello y la cabeza

Generalmente comienzan en tejidos de la boca, nariz y garganta.

Recientemente la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó en el país una nueva terapia para combatir el cáncer de cabeza y cuello. Se trata de pembrolizumab, una droga que estimula las defensas naturales del cuerpo, por lo que también se la conoce como "inmunoterapia". 

La pembrolizumab es la primera inmunoterapia aprobada en el país para esos pacientes que brinda mejores tasas de sobrevida. Todas las otras opciones terapéuticas en pacientes con carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico que no respondían a la quimioterapia eran bastantes limitadas.

La nueva terapia ofrece una mayor tasa de respuesta: 18 por ciento si se la compara con cinco o seis por ciento que había habitualmente con otros tratamientos, y a su vez alrededor de un 71 por ciento de esos pacientes mantuvo respuesta por más de 12 meses, y todo ello con una baja toxicidad o efectos adversos tolerables.

Según datos de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia estimada de esa patología en la Argentina es de aproximadamente 3.200 casos por año.

Según dichos datos, 1.900 argentinos mueren al año por la enfermedad, el 77 por ciento hombres y el 23 por ciento mujeres. Si bien este tipo de cánceres no son tan frecuentes en nuestro país, su incidencia va en aumento.

Las primeras indicaciones de pembrolizumab aprobadas en la Argentina fueron para melanoma (un tipo de cáncer de piel) avanzado o metastásico y para el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Al día de hoy continúan estudiando sus usos para más de 30 tipos de tumores, tanto como única terapia como en combinación con otras drogas.