Punto de encuentro
home > Especiales > Desmenuzando el aumento del combustible
Desmenuzando el aumento del combustible

13/01/2017

El aumento de un 8 por ciento en la nafta es un golpe para los bolsillos argentinos. Desde Energía adelantaron que se harán revisiones cada tres meses

Autor:
Alejandro Arnoletti

El Gobierno Nacional acordó con las petroleras esta semana un incremento del 8 por ciento en el precio de los combustibles. La suba rige desde este jueves, a pesar de que algunas estaciones de servicio se anticiparon y remarcaron los precios el día anterior. El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, aseguró que no será la única durante 2017.

En las negociaciones mantenidas entre el funcionario y representantes de las principales petroleras que operan en el país se acordó un próximo ajuste en abril. La misma va a depender del precio internacional del crudo, del tipo de cambio y otros costos internos. En torno a los anteriores incrementos, que alcanzaron un 31 por ciento en 2016, Aranguren manifestó: “Las naftas aumentaron pero por debajo de los precios de la economía”.

A raíz de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) comenzó a publicar los índices de inflación recién en mayo, es imposible trazar una comparación anual entre ambas variables. A pesar de ello si se consideran distintas mediciones externas como la conocida como IPC-Congreso, realizada por el equipo económico del Frente Renovador en el Poder Legislativo; la que presentan la CGT y CTA en conjunto o el Cesyac, en Rosario; rondan entre un 39,5 y un 40,9 por ciento.

Otro funcionario que apoyó el alza en el precio de los combustibles fue el flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. El economista afirmó que el aumento era “justificado”. Por su parte el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), Miguel Gutiérrez, también se mostró a favor. "El año pasado sólo pudimos aumentar los combustibles en un 31 por ciento, creo que dentro del resto de los precios de la economía, es lo que menos aumentó", comparó y agregó: “El mercado va a ser totalmente reflejado por las variables domésticas. De alguna manera recupera lo que no pudimos hacer en 2016”.

En tanto que Raúl Castellanos, secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, dijo que Aranguren le adelantó que habrá “revisiones” en los precios cada tres meses. Los mismos van a estar influenciados por el precio del petróleo, el tipo de cambio y la inflación. “Entiendo que cada tres meses se revisará y es muy probable que aumenten los combustibles porque, en la práctica, es muy factible que algunos de los tres factores mencionados se muevan”, pronosticó.

Desde que Cambiemos está al frente de la Casa Rosada, los combustibles aumentaron un 42 por ciento en Rosario. Tomando como referencia el precio de los productos de YPF, la nafta súper pasó de 14,33 pesos por litro a 20,39 pesos (42,29 por ciento de aumento). En tanto que la de mayor octanaje, comercializada bajo el nombre de “Infinia”, aumentó de 15,61 pesos a 22,24 pesos (42,47 por ciento). Esta suba se produjo a raíz de los aumentos de enero, marzo, abril y mayo de 2016 y la reciente, en enero de 2017.

Si se tiene en cuenta que un tanque de nafta de un auto suele tener 45 litros, llenarlo con la variante súper ahora cuesta 917,55 pesos. Estableciendo como parámetro el salario mínimo en Argentina, que es de 8060 pesos desde enero, pueden llenarse 8 tanques.

Para comprender la evolución del precio de la nafta, el portal de Radio UNR desmenuzó los distintos factores. Asimismo se establecieron comparaciones que se presentan a continuación. El período comprendido por el estudio transcurre desde enero de 2010 a enero de 2017, tomando como referencia los precios al consumidor de YPF en Rosario.

 

 

Aumentos en los precios de la nafta

El reciente incremento de un 8 por ciento llevó a los precios a su pico. Los valores de 20,39 pesos para el caso de la nafta súper y de 22,24, en el de la nafta Premium son los máximos en el período analizado. Hasta este jueves se mantenían los valores sin alterar desde mayo de 2016, cuando se produjo el último incremento.

En estos 85 meses la nafta súper tuvo un alza del 459 por ciento. Por su parte, la Premium fue de la mano con la de menor octanaje y sufrió una suba del 458 por ciento. Estableciendo una comparación con el precio de cambio con el dólar oficial, éste creció un 320 por ciento.

En este lapso los incrementos fueron una constante y se produjeron en 39 de los 85 meses analizados. Los períodos más largos de precios “congelados” transcurrieron entre mayo y diciembre de 2016 y agosto de 2011 y febrero de 2012. En el otro extremo aparecen dos disminuciones en el costo para el consumidor. El primero de ellos fue en noviembre de 2014, cuando la nafta súper bajó un 0,76 por ciento (10 centavos por litro) y la Premium, un 2 por ciento (29 centavos). La segunda baja fue en enero de 2015, en un 4,96 por ciento para la súper (65 centavos por litro) y un 5,03 por ciento para la Premium (72 centavos).

Midiéndolo con el valor del dólar, las naftas y la relación cambiaria con la moneda estadounidense marcan una curva ascendente diferente. En este período se sucedieron dos devaluaciones fuertes; un 12 por ciento en enero de 2014 y de un 41,91 por ciento, en diciembre de 2015. En los 13 meses de gestión macrista el peso perdió su valor en un 64,61 por ciento. Pasó una cotización de 9,75 pesos por dólar el 10 de diciembre de 2015 a los 16,05 pesos por dólar actual. La nafta, en tanto, se encareció un 42 por ciento.

 

 

 

Incremento de la nafta y el dólar por año

En el período 2010 – 2016 se pueden considerar dos etapas en los incrementos de las naftas. Por un lado, el comprendido entre 2010 y 2012, donde los aumentos de los combustibles súper y Premium no fueron de la mano. En los dos primeros años el producto de mayor octanaje tuvo un alza superior al de la súper. En tanto que en 2012, la de valor más bajo aumentó su valor 13 puntos porcentuales más que la otra. La segunda etapa de este período es el que abarca los años entre 2013 y 2016. Allí ambos productos petroleros aumentaron de la mano.

 

 

 

Otra particularidad que se encuentra al observar el gráfico es que en los años pares, posteriores a los electorales, el costo de la nafta súper creció abruptamente en comparación al período inmediato anterior. En un proceso en donde los porcentajes de aumento fueron creciendo en relación al año anterior resulta llamativo que el 2015 haya sido el de menor alza de las naftas. Una de las explicaciones puede estar en que se iban a llevar adelante las elecciones para presidente. Pero la otra y más vinculada con el rubro fue el descenso histórico en la cotización del crudo a nivel mundial y la decisión de bajar los precios en Argentina, en enero de 2015, a raíz de este motivo.

En comparación con la cotización del dólar, el incremento de la moneda estadounidense fue siempre por detrás del de la nafta hasta 2015. La devaluación de diciembre de ese año motivó que la suba sea superior a la de los combustibles. A pesar de ello la principal diferencia se dio el año pasado, cuando la moneda se devaluó un 65 por ciento y las naftas aumentaron un 31 por ciento, es decir, en menos de la mitad de puntos porcentuales.

 

 

 

¿Cuántos tanques se pueden llenar con un salario mínimo?

Para este análisis se considera el valor actual de 8060 pesos del salario mínimo y el precio de la nafta súper, ubicada en 20,39 pesos por litro. Si un tanque de nafta de auto tiene por lo general una capacidad de 45 litros, pueden llenarse 8,78 tanques. En el período analizado el momento en el que más tanques se hubieran podido llenar fue en septiembre de 2011; 10,02 tanques. En aquel momento la nafta costaba 5,099 pesos por litro y el salario mínimo estaba en 2300 pesos. El peor fue en septiembre de 2014. El salario mínimo valía 4400 pesos y el precio por litro; 13,10 pesos. Por ello sólo se podían llenar 7,46 tanques.

 

 

 

Variación del precio en dólares

Como se explicó anteriormente, con este aumento el precio de la nafta alcanzó su pico en el período analizado. Esta consideración rige tanto para la opción más barata, como para la más cara. A pesar de ello, no ocurre lo mismo si se considera el valor en dólares. En la actualidad, y con una cotización de 1 dólar = 16,05 pesos, el precio es de 1,27 dólar para nafta súper y 1,38 dólar, para la Premium.

El costo actual del combustible en la moneda estadounidense es similar al presentado a mediados de 2011. La principal razón de esta situación está dada por la fuerte devaluación de finales de 2015 y el hecho de que el precio quedó retrasado en comparación a su nivel previo. Al momento de la modificación en el tipo de cambio por el exministro Alfonso Prat-Gay, el costo de la nafta en dólares alcanzó valores similares al de noviembre de 2010.

El pico del valor en dólares se presentó en septiembre de 2014. En aquella oportunidad el combustible tenía un costo de 1,559 dólar en la opción súper y de 1,701 dólar; en la Premium. Convertido a pesos argentinos era de 13,10 pesos y 14,29 pesos, respectivamente.

 

 

 

Comparación con otros países

Una de las metas del ministro de Energía, Juan José Aranguren, es llevar el precio de la nafta a “valores internacionales” en junio de este año. “Hemos anunciado y discutido con las empresas del sector que no vemos que haya lugar para nuevos aumentos de combustible para lo que resta del año. Respecto de 2017 hemos tenido reuniones con los actores del sector justamente para continuar ese camino para alcanzar la paridad de los precios internacionales”, dijo en diciembre. Asimismo había indicado que espera “llegar a un acuerdo y va a haber un gradualismo para llegar al precio internacional en junio/julio de 2017”.

Si se toma a Rosario como un país, el costo de la nafta es el segundo más alto de Sudamérica. Sólo por delante aparece Uruguay (1,57 dólares por litro). En el otro extremo se encuentran Venezuela (0,01 dólares); Ecuador (0,39 dólares) y Bolivia (0,59 dólares). En Paraguay el precio es de 1 dólar por litro; en Chile 1,15 dólares y en Brasil; 1,18 dólares.

Comparando con otras naciones, el costo en Rosario es superior al de Estados Unidos (0,69 dólares por litro); México (0,82 dólares) o Cuba (1 dólar). En contrapartida es inferior a los precios europeos de España (1,31 dólares); Alemania (1,45 dólares) o Francia (1,51 dólares). El Estado donde se comercializa más cara la nafta para la ciudadanía es en Hong Kong, a una relación de 1,93 dólares por litro.