Babel era una fiesta
home > Especiales > El precio de la Navidad
El precio de la Navidad

25/11/2016

La cena navideña se incrementó fuertemente en comparación con la de 2015. Los sectores más humildes, los más perjudicados

Autor:
Alejandro Arnoletti

Falta sólo un mes para Navidad y las familias comienzan a discutir dónde pasarán nochebuena, qué se comerá y con qué se brindará cuando llegue el 25 de diciembre. Los precios, en comparación a la misma celebración pero de 2015, sufrieron un frente incremento al que se deberá afrontar, de ser posible. La “canasta navideña” popular se incrementó en mayor proporción que la Premium, por lo que afecta a los sectores de más bajos recursos.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en conjunto al Instituto de Economía Popular (INDEP), estimó que el costo de la cena navideña para una familia tipo se incrementó un 67,7 en relación a 2015. En tanto que una cena de 5 o 6 personas cuesta un mínimo de 819 pesos, sobre los 488 pesos del año pasado. Una cena con asado aumentó un 78 por ciento, la mesa típica dulce un 41 por ciento y productos como la garrapiñada y el turrón, más de un 60 por ciento.

Julia Strada; integrante del Centro CEPA, Lic. en Ciencia Política por la Universidad Nacional de Rosario, magister en Economía Política por FLACSO e investigadora del Conicet; explicó al portal de Radio UNR: “Hay un impacto asimétrico de la inflación y el 41 por ciento acumulado general puede ser superior para lo que tiene que ver con los alimentos. Entre diciembre y junio aumentaron prácticamente un 60 por ciento y en ese mismo período la inflación acumulada creció un 30 por ciento”. “Considerando el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los alimentos aumentaron el doble que el promedio de la inflación durante el primer semestre. Eso mismo se reproduce a fin de año con los aumentos de los alimentos para las fiestas”.

 

En función de los ingresos, el 30 por ciento de los hogares necesitaría destinar más de un 9 por ciento de su ingreso mensual total familiar para la cena de Navidad o año nuevo. Para las familias que perciben la Asignación Universal por Hijo, considerando 3 beneficiarios, el porcentaje para hacer frente a esa noche pasa de un 19 por ciento a un 25 por ciento de los ingresos totales familiares. En contrapartida los aumentos más moderados se dieron en los productos Premium, lo que implica que el impacto del aumento afecta más sobre los que menos tienen.

“Hay una utilización en que los alimentos más baratos son los que tienen mayor demanda, entonces ese mayor consumo popular es aprovechado por las marcas no tan conocidas o terceras marcas para aumentar más”, dijo Strada. “Sólo hablando de la mesa dulce, el informe nos dio un incremento del 41 por ciento para las más baratas y de un 33 por ciento en las más conocidas. Ahí es interesante ver que uno va al supermercado para buscar lo más barato pero no sabe que eso de menor costo tuvo un aumento mayor que lo más caro”, detalló.

Estableciendo una comparación de procesos políticos, durante la implementación de Precios Cuidados en el kirchnerismo se hacía un seguimiento de productos y una de las formas que utilizaban las empresas para sortearlo era a través de las segundas marcas. En la actualidad el programa fue perdiendo espacio progresivamente frente a Precios Claros, un sistema electrónico de seguimiento de precios, donde se le pide a los supermercados que informen de sus valores a una web de la Secretaría de Comercio. “Esto da un servicio para los ciudadanos para que puedan armar su propio presupuesto de compra y elegir cuál es la más conveniente, la más barata. El problema es que no controla a lo largo de la cadena cómo se distribuyen los márgenes, sino el final. Y es un control de información, más que de precios y ahí hay una diferencia muy importante con lo que es Precios Cuidados”, explicó Strada.

Las estimaciones de distintas organizaciones establecen una comparación de los costos de las canastas navideñas más baratas en los casos de 2015 y de 2016. Analizando precios de supermercados como Coto, Carrefour y Vea se puede indicar que en la actualidad están en el orden de los 100 pesos, cuando en 2015 rondaban entre los 70 y los 80 pesos. Pero si se observa la canasta que ofrecía la Secretaría de Comercio el año pasado a través de Precios Cuidados, tenía un valor de 54 pesos. “Si evaluamos esta última con una de la actualidad, tenemos un aumento de 54 a 99 pesos, es decir, que el salto es mayor que el 40 por ciento y puede llegar a un 80 por ciento”, afirmó Julia Strada.

 

Para hacer frente a esta compleja situación, desde la gobernación de la Provincia de Buenos Aires se decidió la entrega de 150 mil cajas navideñas. Esto cubriría menos del 5 por ciento de los hogares del distrito y no sería suficiente para hacerlo con los hogares indigentes. Cada una de las cajas tiene un costo de 245 pesos e incluye pan dulce de medio kilo con frutas, dos turrones de 120 g, dos budines de 200 g, una lata de ensaladas de frutas de 425 g y un paquete de garrapiñadas.

En su informe CEPA e INDEP indican que los costos parecerían excesivos si se los compara con los valores de compra mayoristas informados por el Centro de Unión Almaceneros de Rosario, con un costo total de 97,75 pesos. Es decir, un sobreprecio de 150,64 pesos. Considerando esa diferencia, 225.000 familias bonaerenses podrían ser beneficiadas con una caja navideña, cubriendo un total de 375.000 hogares en lugar de los 150.000 propuestos sin ningún tipo de costo adicional para la provincia.

“Según el Boletín Oficial se incluyeron gastos de logística. Por uso y costumbre y porque funciona así eso lo hacen las propias organizaciones o municipios que van a retirar a la Provincia las ganancias”, dijo Strada. “La otra razón de la diferencia es que los gastos de distribución siempre están contemplados en el Ministerio de Desarrollo de la Provincia, como gastos de distribución por fuera del presupuesto de la mercadería que se reparte. Si uno le saca los gastos de logística y asume que 245 pesos corresponden a los 6 alimentos que se declaran, nos daba un contraste con lo que marca la Unión Almaceneros de Rosario de 150 pesos”, argumentó sobre los valores entre los valores de las canastas. “Se podría alegar que la calidad de los productos es mejor. Pero 150 pesos es mucho”, concluyó.

 

 

La bolsa navideña “más barata del país”

La Cámara de Supermercados de Rosario y la Región (CASAR) propuso a los comerciantes y productores de la región “aunar esfuerzos” para lanzar una canasta de productos para las fiestas. La misma vendrá en una “bolsa ecológica” y contendrá una sidra, un pan dulce, un budín, un turrón y un paquete de garrapiñada. El costo al público será de 69 pesos, un 40 por ciento más alto que el precio de 2015, pero un 20 por ciento más barata que las ofrecidas por las grandes cadenas.

 

Bono de fin de año

Los distintos gremios están por estos días discutiendo con las patronales la posibilidad del pago de un bono de fin de año. Esta contribución excepcional vendría a atenuar la pérdida salarial frente a la galopante inflación y la decisión de no reabrir paritarias.

Julia Strada explicó que “como no está publicada la Encuesta Permanente de Hogares, la pérdida del poder adquisitivo del conjunto de los trabajadores no se puede medir con fidelidad”. “No está el ingreso de los informales, que representan el 30 por ciento de la población y sólo se puede medir de los registrados”, agregó. Un estudio del Centro CEPA reveló que la pérdida es de un 7 por ciento en promedio, contemplando a trece convenios grandes entre privados y públicos, con valores que alcanzan el 14 por ciento y otros menores, de un 3 o 4 por ciento.

Otro análisis se puede realizar en torno a lo indicado por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). “Si se mira el promedio de remuneración pagado al sector privado, la caída es del 11 por ciento del volumen”, dijo y explicó: “Lo que puede incidir además de la pérdida del poder adquisitivo en términos reales es la caída en las horas extras. Hay una gran parte del sector privado que redujo la cantidad de horas extras y entonces el volumen de remuneraciones cae por ello”. “Podemos decir que hay entre un 7 y un 11 por ciento de pérdida, en los trabajadores registrados. Uno estima que los trabajadores informales pierden más. Y hay que pensar que la Asignación Universal por Hijo, como las dos actualizaciones de jubilaciones, se ubicaron cerca del 31 por ciento, con lo cual están por debajo de la inflación anual”, agregó.

En ese contexto los bonos debieron ser mucho más abultados que lo que finalmente se terminó ofreciendo. “Para alguna de las ramas más principales, debió haber sido de entre 10 o 13 mil pesos”, indicó. 

¿De cuánto debió ser el bono según el gremio?

  • Metalúrgicos, de 14.867,60 pesos
  • Comercio, 12.975,08 pesos
  • Construcción, 8962,81 pesos
  • Gráficos, 10.416,49 pesos
  • Gastronómicos, 13.435,71 pesos
  • Administración pública (UPCN), 6335,71 pesos.

“Por su parte el bono estatal provincial, que es el que más reclamos tuvo, tendría que haber estado entre los 9 mil y 10 mil pesos y en algunas otras en 7 mil”. Algunos de los Estados provinciales no brindarán esta contribución; Santa Fe, por ejemplo, pagará entre 2 mil y 3 mil pesos; otras los 2 mil pesos acordados y un grupo restante menos o directamente no lo harán”.