">
Babel era una fiesta
home > Especiales > Luchar desde el dolor
Luchar desde el dolor

18/11/2016

Los familiares de víctimas de siniestros viales no descansan en su propósito de tener una mejor legislación, sanciones más severas y un cambio radical en la "cultura del volante"

Autor:
Alejandro Arnoletti

La problemática de la seguridad vial requiere de una modificación en las Leyes y en las concepciones que están arraigadas en la sociedad. La forma de investigar los casos y de comunicarlos tienden muchas veces a atenuar la situación, dejando desamparadas a las víctimas, muchas de ellas fatales, y a sus familiares. Son estos últimos los que justamente exigen a través de Organizaciones No Gubernamentales un “cambio cultural” para abordarlo.

Como se explicara en este artículo nuestro país registró 7472 muertes en 2015 producto de siniestros viales, lo que hace un promedio de 21 casos por día. Actualmente se encuentra en la Cámara de Senadores un proyecto que busca modificar la Ley Vial a través del Código Penal, con Viviam Perrone como abanderada, y cuenta con media sanción de Diputados. En la provincia, el senador por Rosario, Miguel Ángel Cappiello, impulsa la tolerancia cero al alcohol al volante para todo tipo de vehículos.

 

Las asociaciones de familiares de víctimas van más allá. Reclaman que la mayoría de los siniestros viales son caratulados como homicidios culposos, es decir, siempre se habla de accidente. Por tal motivo el imputado recibe habitualmente una pena que no tiene prisión efectiva y no se tienen en cuenta algunos puntos que podrían modificar la gravedad a homicidio doloso o con dolo. “La utilización de los términos finaliza con una modificación de las penas, con aspectos que tienen que ver por ejemplo con la posibilidad de cobertura de seguros, entre otras cuestiones”, indicó Mariana Sena, familiar de víctimas e integrante de las asociaciones “Conciencia vial” y “Puente estrella”. 

Otro de los aspectos pasa por las pericias, cuando se habla de Justicia. “Hay un montón de prácticas que son un retroceso, una complicación”, señaló Sena. “Con las pericias se hace imprescindible que en los siniestros con heridos graves o muerte, a la persona involucrada se le tenga que retener el vehículo, que esté detenido y reciba controles de alcoholemia y narcolemia. Eso hoy no se hace”, argumentó. “Participamos como asociación en una Confederación Iberoamericana de Familiares de Víctimas Viales, donde manifestamos temas que van desde que acontece el siniestro, cómo son las pericias y cómo hacer para que la Justicia incorpore modificatorias que a la hora de llevar a juicio al implicado no sea más considerado un homicidio culposo, excarcelable, sin condena efectiva”, agregó.

Las críticas al actual sistema también tienen que ver por la forma de considerar el alcohol al volante. “El alcohol no está contemplado como un agravante, sino como un atenuante”, denunció y también afirmó: “Si bien los abogados tienen su trabajo de defender al culpado, sostienen que por el hecho de estar alcoholizado perdió su estado de conciencia. Nosotros manifestamos que esa primera situación es la que altera los cargos por los que manifestamos que esa persona ya incurrió en un delito”. “No queremos que se siga considerando como infracción, sino como delito. Eso lo pone en el fuero de lo penal y podemos hablar de un juicio. Esa persona va a recibir una condena y será efectiva”, explicó.

 

Campaña provincial de seguridad vial - Santa Fe

 

Además proponen cursos de rehabilitación previos a la posibilidad de volver a manejar: “Como homicida vial tiene que ir a la cárcel con prisión efectiva y también sí o sí debe tener una rehabilitación de conducta, una vez cumplida la pena ante la Ley por el homicidio. Que para volver a conducir un vehículo tenga que realizar una serie de pasos, cursos obligatorios de rehabilitación de la condena porque esa persona sino no debe poder volver a conducir”. “Está total y absolutamente comprobado que una persona que maneja alcoholizada y va a 180 km/h en una calle tiene desprecio por la vida y no se soluciona con 3 años y medio de cárcel o 4 meses. Además de cumplir su condena tiene que rehabilitarse”, argumentó.

La asistencia a la víctima también es un ítem en el que las familias hacen hincapié y por la que Viviam Perrone se ha manifestado por mucho fervor. La experiencia de Kevin Sedano, su hijo, es un ejemplo claro, considerando que el responsable de su muerte huyó tras el siniestro. “Actualmente no se solicita un socorro, no haber asistido a la víctima. Debería ser un agravante por más que esté en shock”, señaló Sena. “Y si no se detiene, por miedo a la inseguridad como se argumenta ahora, que al menos llame al 911”, añadió.

“Hoy en día lo que nosotros, como familiares y militantes por la seguridad vial, estamos instalando es que la violencia vial forma parte de la inseguridad social que estamos viviendo. Es la cara de una misma moneda”, denunció. “Comparten la misma raíz que es la impunidad y la misma falta de política preventiva. La falta de prevención en el delito es falta de prevención en delitos viales y los homicidas viales gozan de la misma impunidad que una persona que mata con un arma”, argumentó. “Incluso la gran mayoría de los homicidas en Rosario tienen severos antecedentes de infracciones de tránsito: pasar en rojo, exceso de velocidad, etcétera. Hay todo un comportamiento que no se puede disociar”, concluyó.

Los familiares de las víctimas vienen trabajando desde hace rato tratando de generar un cambio de conducta y fomentando una correcta terminología. Además desarrollaron un libro llamado “Guía Iberoamericana de Atención Integral a las Víctimas de Siniestros de Tránsito”, en el cual se denuncia la ausencia de asistencia legal para las víctimas y de otro tipo, como económica o psicológica, más allá de la atención médica en hospitales públicos. “Esto se llena con leyes, no sólo con infraestructura, sino también con acompañamiento. Y eso no está dado”, criticó Sena.

 

Guía Iberoamericana de Atención Integral a Víctimas

 

Sobre los proyectos que están en danza en los respectivos espacios legislativos, los familiares quieren que se aprueben y comiencen a regir lo más pronto posible: “No bajamos los brazos porque tienen que ser cosas que se concreten; como las multas por velocidad, los controladores móviles y estáticos o el castigo a quienes pasen semáforos en rojo”. “Eso sí, nada de que se pueda pagar en dos veces o tres. La gente antes de cruzar un semáforo en rojo o exceso en velocidad, que le cueste tanto que no lo vuelva a hacer. Hay algunos que no lo necesitan, pero son los menos. Sino no hablaríamos de esta cantidad de muertes”, advirtió.

“Hay que modificar la idiosincrasia. En un accidente de tránsito no hay nada de accidental: falta de valor a la vida, hay impericia e irresponsabilidad”, afirmó y concluyó: “El mensaje es que todos queremos es poder volver a casa, porque siempre hay alguien que nos está esperando”.

 

Viviam Perrone, mamá de Kevin Sedano - Foto: Clarín