La discoteca del Sereno
home > Especiales > Sergio Airoldi: "Un movimiento brusco puede hacer ruido en el sector"
Sergio Airoldi: "Un movimiento brusco puede hacer ruido en el sector"

28/10/2016

El Gobierno anunció la quita de aranceles para la importación de notebooks y computadoras. Desde el sector proponen alternativas para atenuar efectos

Autor:
Alejandro Arnoletti

El mercado de la computación en Argentina puede verse notoriamente modificado desde el próximo año. Según lo informado por el Ministerio de Producción durante el Coloquio de IDEA desarrollado en Mar del Plata, a partir de 2017 se quitará el arancel para importar notebooks y PC de escritorio. De esta forma, el ingreso masivo de productos fabricados en el extranjero acarreará consecuencias.

Con esta sustancial modificación, por un lado, los precios de estos productos en el mercado tendrán fuertes bajas. Pero por el otro impactará en la industria nacional, destruyendo puestos de trabajo directos e indirectos y acabando con PyMES del sector. Con menores efectos, las empresas más grandes del rubro podrán mutar y apuntar a otros mercados, aprovechando las potencialidades tecnológicas.

Representantes del sector acuerdan con la necesidad de abaratar los precios al consumidor y de bajar los aranceles. Pero no lo hacen con los métodos empleados por el Gobierno y la decisión de hacerlo de forma brusca. En cambio proponen una baja gradual o bien enfocarse en otros productos, como los celulares.

El portal de Radio UNR entrevistó a Sergio Airoldi, CEO de Air Computers, para entender cómo es el mercado de la computación y las posibles consecuencias de aplicarse esta política. La empresa rosarina cuenta con más de 50 años de experiencia dedicada a la venta de tecnología y se extendió a otras ciudades como Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Asimismo la firma cuenta con la marca propia “CX”, desde la que producen PC, notebooks, monitores y tablets de fabricación nacional.

 

¿Cómo está conformado el mercado de las computadoras en Argentina?

Tenés por un lado a distribuidores; por otros fabricantes de marcas locales y otros mixtos, como el nuestro, donde tenemos fabricación y distribución. Todo ese segmento abastece a los tradicionales negocios de informática, de los más grandes, pero otros también en los barrios o el macrocentro, y que en general atiende a las Pymes y no tanto al consumidor. Después están las grandes cadenas y otras locales que hacen más foco en el consumidor final.

 

¿Qué consume principalmente el mercado argentino?

El mercado está consumiendo actualmente un mayor volumen de la producción nacional. A partir de una mayor apertura a los productos terminados de marcas multinacionales eso fue creciendo un poco en el mercado, contra los productos locales. Las marcas nacionales tomaron posicionamiento, quizás no en una empresa de ventas multinacional que tiene parámetros de productos homologados a nivel global, de modo que piden una o dos marcas multinacionales y trabajan con una serie de productos que saben que les corren los programas y sistemas. Pero sí hay un montón de Pymes y grandes empresas, sobre todo locales, que se abastecen con productos nacionales.

 

Sergio Airoldi - Foto: Prensa Rio CE

 

¿Cómo se dio ese avance de las multinacionales?

Hubo un poquito más de apertura para las multinacionales porque antes estaba el mercado más regulado y los nacionales, a partir de un trabajo de compensación de divisas, teníamos un poco más de posibilidades de ingresar productos. Hoy está más abierto a que todo el mundo traiga, con lo cual se atomizó un poco más la oferta.

  

¿Qué se produce en Argentina? ¿Es sólo ensamble?

Los kits vienen de Asia y a través del proyecto Conectar Igualdad, nosotros y otras diez empresas compramos robótica muy importante y producimos plaquetería de alto nivel, con personal entrenado y calificado. Las motherboards y memorias se pueden producir localmente. Pero el kit de una notebook o de una PC viene desarrollado desde afuera. Después termina en un ensamble. Lo que se ha logrado hacer acá es plaquetería, lo mismo que hacemos nosotros para monitores y otros para TV.

  

¿Cuál es la diferencia de costos de producción para una empresa argentina y una china, por ejemplo?

No conocemos los costos de lo que sale fabricar en China porque no es lo mismo terminado o desarmado, pero está claro que a la hora de plantear el producto desarmado o los CKD (kits completamente desarmados) empezás a ver la carga impositiva nacional, provincial y municipal, mas logística y estructura también. Es dificil igualar la eficiencia de China porque además el volumen global de ellos marca la diferencia. Si hacemos una migración gradual, podemos ir buscando y quedarnos con algunos productos que sí se pueden seguir ensamblando. Y manteniendo cierta base, por lo menos por un tiempo, trabajar en restructuramos. Hacerlo en etapas. Por ejemplo nuestra robótica puede servir para hacer tableros de autos. O sea, la robótica es la misma y se pone la placa verde. Buscar una sinergia con otras industrias y ver cómo producirle. No podemos vivir encerrados en una burbuja pero sí hacerlo gradual.

  

¿Qué cantidad de trabajadores tiene actualmente el sector?

Creemos que la industria tiene aproximadamente en todo el país a unos 10 mil puestos laborales. La industria de la informática abarca a gente que trabaja con servidores, otros que arman PC y atienden a empresas, cableado, gente que se dedica a printers, rellenado de insumos. Hay de todo. Y por ejemplo eso no es nuestra especialidad; nosotros vendemos insumos y printers, pero no estamos en la industria del rellenado por contrato con las marcas, por lo que tenemos insumos originales. Más o menos consideramos que en lo que es específicamente de IT, con respecto al hardwar,e serán unas 5500 personas. Ahí incluimos a muchas PyMES y personas que conforman lo que hoy se considera la PC genérica. Más allá de las marcas nacionales hay un mercado muy fuerte de la PC que se ensambla a medida en cualquiera de los negocios tradicionales, desde una ciudad chica a una grande como Rosario o en Mercado Libre.

 

¿Cómo fue el 2016 para el rubro?

El año no fue bueno, como en toda la economía. Estamos en una etapa recesiva y fue un 2016 muy llano. Creo que nadie en informática puede aseverar que tuvo un año bueno, sino uno de transición.

  

¿En qué consiste vuestra propuesta alternativa a la quita de aranceles que busca hacer el Gobierno?

Nuestra propuesta hace hincapié en que no es el mejor momento. Aceptando una baja de aranceles para que los productos tecnológicos estén más accesibles y reconociendo que estamos caros si tomamos los precios globales. Pero hay que tener en cuenta que como todo cambio en una industria o economía hay que tratar de evitar de hacerlo brusco porque genera una crisis en las empresas y también en los puestos laborales. No sólo la empresa está preocupada, sino también los sindicatos. Y la gente sabe que una baja brusca en los aranceles hace que toda la estructura de producción se vea afectada de manera muy pronunciada. Y es mano de obra que fuimos calificando en estos años, por lo que sería una lástima que se pierda. Decimos que se haga una baja gradual, pasando del 35 por ciento al 16 por ciento, que es un número histórico. Son 20 puntos que en la calle terminarán siendo 10. Y ese 16, contra las partes al 0, nos va a permitir seguir trabajando más ajustado pero lo iremos acomodando. Pero vamos a hacer una transición. Espero que el mercado arranque y está previsto que la economía empiece a dinamizarse. Por lo tanto si hacemos una baja paulatina de aranceles, el golpe no sería duro sino una transformación dentro de la misma empresa, en cuanto al personal. Además tendríamos tiempo para que otra parte que no podamos absorber se pueda mover a otro tipo de trabajo, pero en una economía que haya empezado a moverse. El 2017 tiene que ser superador al 2016. Espero que haya reflexión a que este cambio sea gradual y no brusco porque generará ruido.

 

Francisco Cabrera, ministro de Producción de la Nación - Foto: Télam

 

¿Cuántas personas pueden verse afectadas en sus puestos laborales por esta posible decisión?

El cálculo que hicimos las 20 o 30 empresas más grandes, que estuvimos reunidos para analizar este tema, es que afectará directamente a 3000 puestos de trabajo. Nuestra empresa tiene 3000 clientes activos, no todos se dedican a armar PC, pero creemos que fácil 10 mil puestos indirectos se van a ver afectados. No es lo mismo que el 100 por ciento del negocio venga con cajas cerradas hechas en China a que lo haga el 50 o el 60 y sea progresivo. Hoy hay más productos hechos acá que traídos de afuera, en un orden de un 70 – 30. Pero si vamos bajando gradualmente a un 50 – 50 o un 60 ellos – 40 nosotros, acomodando costos y estructuras, nos bajan los derechos de las partes, la logística y otras pautas, va a quedar un porcentaje a la industria local del negocio especializado. Si se lo deja a la mínima expresión, va a estar complicado para esas empresas y su personal.

  

Ud. afirmó que "si quieren mostrar un cambio deberían empezar por el celular". ¿Por qué?

Si vamos a arreglar algunos desfasajes, uno de los productos que tenemos que atacar es el celular y otro los televisores, en menor medida. El ensamble es en Tierra del Fuego, que queda lejos, con costos altísimos, que debería estar enfocado para otras industrias y específicas a esa geografía y no por ahí seguir empujando el celular. O bien abocarse a otras industrias más pesadas, que genere trabajo y se pueda lograr con otros tipos de formatos. El celular es un ensamblado simple y subvencionar la carga impositiva que un aparato de esos tiene para que Tierra del Fuego quede equilibrado, es el primer desfasaje que deberían corregir.

 

¿Tienen conversaciones con funcionarios del Gobierno?

Estamos reunidos a través de las Cámaras y hay una esperanza de que probablemente haya algún tipo de reacomodamiento, pero no hay nada firme. Estamos en reuniones y destaco que este Gobierno tiene diálogo. Por eso pedía un acto de reflexión al escucharnos, aceptar alguna de las propuestas. No es para proteger el kiosco de nadie, sino buscamos que sea lo menos ruidoso posible. No negamos a que se vaya recomponiendo, bajando los derechos y los precios de calle. Hay reuniones cada vez más frecuentes y se está notando la preocupación de que un movimiento brusco puede hacer ruido. Tengo esperanzas de que se hagan reacomodos del planteo. Lo ideal serían etapas graduales.

 

CX está próxima a largar una nueva línea de notebooks, ¿podría dar algunos detalles?

Estamos largando Sexta Generación, que es lo último que tiene Intel para PC y notebooks. La parte de PC se lanzó hace unos meses y ahora estamos con las notebooks, que están en plena producción. La semana que viene estarán disponibles, con lo cual es la misma tecnología que podemos buscar en cualquier fabricante local como internacional. Incluye la serie 23000, de 14’’ y la 23100, de 15,6’’. La máquina de 14’’ es para el usuario más tradicional y la otra para empresas y profesionales. Van a tener discos SSD, que no son mecánicos sino flash. La mitad de la producción va a salir con discos de estado sólido, como en las tablets, con lo cual va a haber equipos de alta velocidad en el mercado. Si bien hay críticas de que al país llega lo más viejo, no es así. Siempre hubo tecnología de última generación. Pero por restricciones no están los modelos súper de las marcas más marketineras.